La mitad de los estudiantes asignados por OPSU a la UCV no se inscribió

La mitad de los estudiantes asignados por OPSU a la UCV no se inscribió

La mitad de los estudiantes que asignó la Oficina de Planificación Superior del Sector Universitario (OPSU) a la Universidad Central de Venezuela (UCV), para el año lectivo 2015, no se inscribió, lo que pone en evidencia la urgente necesidad de mejorar los procedimientos de ingreso para devolver estas competencias a quien corresponde, que son los Consejos Universitarios.

“De la asignación de 20 mil estudiantes decidida por competencia de la OPSU, se inscribieron solo 10 mil (…) La admisión en las instituciones de enseñanza superior es un asunto muy sensible que no debería subordinarse a un mandato del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)”.

De tal manera se expresó la presidenta de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (Averu), Cecilia García Arocha, tras la reunión que sostuvieran sus integrantes, esta semana, con el nuevo ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, para abordar materias relevantes del sector.

Al referirse al dictamen del TSJ que facultó a la OPSU, la también rectora de la Universidad Central de Venezuela (UCV) aludió tanto a la decisión del Consejo Nacional de Universidades, vigente desde el 16 de diciembre de 2014 – cuando se le retiró a las universidades el poder de selección sobre los alumnos que ingresan -, como al alto porcentaje de adjudicados que no se inscriben o no concluyen la carrera.

“En primer lugar, recordemos que la selección de los estudiantes de la universidad venezolana – y en específico de la UCV -, le compete a los consejos universitarios, que determinan la capacidad para recibir estudiantes conforme la información de cada facultad. A eso hay que agregarle que cada universidad posee un mecanismo como la evaluación diagnóstica”, precisó.

Por ello, recalcó que es “ilegal” la medida asumida por el CNU hace más de dos años, ante la cual se aguarda una respuesta del órgano rector del Derecho en torno a un recurso de nulidad absoluta sobre la decisión, después de que ya le fuera negado a los demandantes un amparo.

Tocan la puerta pero desisten de entrar

“Advertimos con relación a esto que, lamentablemente, la tendencia es que la mayoría de los jóvenes que asigna la OPSU no se inscribe. Es más: en esta oportunidad, tuvimos situaciones en las cuales estudiantes con muy buen promedio no fueron asignados”, apuntó, rememorando, asimismo, la reasignación que, por vía de la Resolución 501, aplicó, entonces, la mencionada autoridad.

“Por ejemplo, en facultades como Ingeniería tuvimos una deserción de más de 50 %; en algunas escuelas de Humanidades y Educación se inscribieron pero siempre dejando espacios, en la facultad de Ciencias Económicas y Sociales ocurrió el mismo problema e, igualmente, en Odontología”, dijo, informando que la situación derivó en una migración, principalmente, en el caso de la UCV, hacia las universidades  Católica Andrés Bello (UCAB) y Metropolitana (Unimet).

Comentó que desde su etapa como secretaría de la UCV concitaba la atención el hecho de que los jóvenes asignados por la OPSU no se inscribían, corriéndose las listas dos, tres y hasta cuatro veces, hasta terminar dándole prioridad a quienes accedían, en aquel momento, por prueba interna.

No es llegar sino mantenerse

“El ingreso a la universidad venezolana no es solo eso, es la prosecución del joven que tiene que ingresar y tiene que egresar; pero debe poseer herramientas y es ahí donde radica gran parte del fracaso de estos estudiantes: en lo adquirido durante el bachillerato. La universidad forma en el área que escogió el optante; sin embargo, la educación anterior no es responsabilidad de la universidad venezolana”, enfatizó.

“Hemos visto constancias de estudios con biología, física y castellano exoneradas, es decir, que nunca las cursaron. Se les extrae un promedio y con ese promedio aspiran ingresar a la universidad en carreras donde, precisamente, no cursaron esas materias”, destacó, aseverando que los estudiantes terminan autoexcluyéndose, muchos no se inscriben o cuando se inscriben a los pocos meses abandonan las aulas.

Reiterando que en lo que respecta a la “Casa que vence las Sombras” hay que acatar lo que dispone el Tribunal Supremo de Justicia, urgió sobre la necesidad de mejorar los procedimientos de ingreso. “Eso se lo dijimos al ministro Arreaza, que estamos prestos para perfeccionar dichos trámites. Nosotros quisiéramos que ingresaran todos los jóvenes, pero los alumnos deben entender que se requiere la preparación adecuada en ciertos conocimientos, para que no terminen retirándose”, insistió.

La rectora de la UCV indicó que para lograr una situación ideal se necesita, además, el presupuesto adecuado, las condiciones tecnológicas apropiadas, la seguridad, un salario digno para los docentes, las becas estudiantiles y sus providencias, transporte eficiente, entre otros aspectos.

“Se trata de un problema complejo que debemos trabajar juntos los despachos pertinentes para que los jóvenes ingresen a la universidad y esta pueda cumplir con su misión: formar jóvenes siempre al servicio del país”, concluyó.

 

5/2/2016 10:30am