Francisco Faraco: Medidas de Maduro llevarán al país al infierno

Francisco Faraco: Medidas de Maduro llevarán al país al infierno

Las medidas económicas que anunció este miércoles el presidente Nicolás Maduro, lejos de conducirnos por el mar de la felicidad, nos llevaran “a la laguna Estigia, eso que llamaban los griegos el infierno”, opinó el economista Francisco Faraco.

“El presidente Maduro demostró ayer que no tiene idea de la naturaleza ni de la magnitud de la crisis. Estas medidas para nada tienden a fortalecer la producción interna, es decir, la oferta interna de bienes y servicios. No entiende que el problema de la escasez y de la inflación deriva de una insuficiencia de oferta o, si él quiere verlo desde otro ángulo, de un exceso de demanda”, explicó.

“Aparte de enumerar sus fulanos 14 motores – cuya potencia, en este caso, no se mide en caballos sino en burros de fuerza – no hizo absolutamente nada. Más bien anunció menos oferta, porque dijo que íbamos a exportar, con lo cual quedarán menos productos en el mercado interno”, añadió.

El también presidente de la firma de consultoría financiera Faraco & Asociados estimó que la naturaleza de la crisis “obliga a Venezuela a producir, para lo cual hay que dictar un conjunto de medidas de las que él no se acordó”.

Con respecto al aumento de la gasolina dijo que al presidente hay que recordarle lo que le advertían antes los mayores a los niños: “el que da y quita, el diablo los visita”.

“Le da a la gente un aumento salarial de 20 por ciento y una tarjeta roja mi negra o mi negra roja, no sé bien cómo es la cosa;  y por otro lado se los quita con los mayores precios que habrá por la devaluación de casi 50 por ciento para el dólar de alimentos  y medicinas, y por el aumento del transporte, que seguramente también vendrá”, advirtió.

“Con esto demostró que o desconoce la situación o simplemente le tiene miedo a la pelea. Yo creo que hay una mezcla de ambas, porque él tiene acceso a gente que más o menos tiene idea de cómo están las cosas”, asumió.

El economista también resaltó algo que le “enfureció” como venezolano, no como economista. “Primero, el uso de la vulgaridad por parte del presidente de la República. Las malas palabras son para los botiquines, para las esquinas, para las conversaciones íntimas. En segundo lugar me enfureció que todos los oficiales estuvieran sentados en confortables butacas mientras que los civiles, esos civiles que le aceptan eso a Maduro, estaban sentados en sillitas plásticas de esas que usan en las fiestas. Estos, más que elementos adjetivos, son una forma de humillar, en general, al ciudadano venezolano, porque no se le debe hablar con malas palabras; y de echarle a uno en cara la preponderancia de lo militar sobre lo civil”, expresó.

Venezuela, un socio fastidioso

Faraco también refirió que Venezuela se ha convertido en un país “fastidiosísimo” entre los socios petroleros porque no entiende nada de la estrategia que están aplicando otros productores de crudo, sino que pretende “que todo el mundo baje su producción, menos nosotros”.

“Con Arabia Saudita y Rusia a la cabeza, los grandes productores de petróleo se negaron a bajar la producción y la congelaron al nivel que estaba el lunes, que fue cuando lo decidieron, lo que provocó que los precios cayeran el martes tres por ciento, y que el miércoles la cesta OPEP repuntara unos cuantos dólares. Pero de allí no pasan”, explicó el experto.

“Estos países tienen una lucha competitiva con los productores ´fracking´, como Estados Unidos, y esta lucha pasa por mantener los precios bajos el tiempo que sea necesario hasta lograr que los segundos salgan del mercado y los primeros recuperen sus cuotas. Estos productores ´fracking´ han comenzado a tener enormes problemas con los bancos, que ya se están retirando del negocio porque está dando pérdidas. Esa es la pelea que están dando países como Arabia Saudita y Rusia y por eso es que los precios están bajos, no por obra y gracia del Espíritu Santo o porque el comandante eterno no esté sobre la tierra.  A este factor también se suma el hecho de que la economía China se ha ralentizado”, agregó.

“Esto es lo que debe buscar todo productor que quiera ser competitivo, mantener sus cuotas de mercado; mientras que Venezuela lo que quiere es que los precios suban para robárselo, como se robaron ya buena parte de lo que entró al país entre 2003 y 2014, por sus intereses crematísticos, por el tamaño de su cartera, no de crédito, sino de la cartera de sus bolsillos”, concluyó el experto.

 

18/2/2016 1:27pm