Más de un millón de familias no disponen del servicio de agua en Venezuela

Más de un millón de familias no disponen del servicio de agua en Venezuela

“Solo el 16 % de las viviendas en Venezuela cuenta con servicio de acueducto, el nivel de cobertura revela que más de un millón de familias no tienen  servicio de agua y, peor aún, únicamente 60 % de los consumidores recibe suministro continuo”.

Las cifras fueron ofrecidas este martes por el ingeniero civil José María De Viana, docente de la Universidad Católica Andrés Bello, al cumplirse durante la fecha el Día Mundial del Agua, que encuentra al país sometido a una política de racionamiento, evidenciando la “escasez” de opciones acertadas emprendidas por el gobierno para controlar tamaña precariedad.

Quien fuera, asimismo, presidente de Hidrocapital, al considerar resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) – recabadas el año pasado, además de la UCAB, por las universidades Central de Venezuela (UCV) y Simón Bolívar (USB) -, manifestó que nunca antes el recurso hídrico había sido tan escaso como en el presente, con las graves repercusiones que ello conlleva para la calidad de vida de la población.

“Esta efemérides tiene que ayudarnos a ver que la situación que tenemos no es deseable y que debe haber un cambio en las políticas públicas para que la gente reciba el agua de forma continua y segura”, dijo.

Expresó que más de la mitad del parque térmico instalado está fuera de servicio o con averías severas. “Se perdió la cultura de mantenimiento que exhibieron las empresas Edelca y La Electricidad de Caracas, que eran modelo a nivel mundial por los altos niveles de disponibilidad. Olvidaron lo bueno que teníamos en materia de reparación y eso ha originado lineamientos de operación que nos conducen a problemas”.

Mal operada, Guri represa solo dificultades

Al referirse a la paralización que ejecutan las autoridades de Corpoelec  en la casa de máquinas número 1 de la central hidroeléctrica “Simón Bolívar”, la más antigua del complejo, el experto indicó que dicha unidad requería de mantenimiento urgente, “pero la realidad es que hay un grave desequilibrio en la producción eléctrica al comprometer demasiado al Guri y a Caroní para suplir de energía a los venezolanos”.

 

“Y no solo se trata de la casa 1 de Guri sino en todos los componentes de generación del sistema eléctrico, los cuales están en dificultades porque el mantenimiento y la rehabilitación se hacen en forma incorrecta, ocasionando que suframos de restricciones en el servicio”, comentó.

Sobre el nivel del embalse bolivarense, el declarante corroboró que es el más bajo históricamente para esta época. “La casa de máquinas 2, que fue la última que se activó, y que presenta la toma más arriba, tiene un  nivel de seguridad de operación – definida por el modelo hidráulico – en la cota 244. Eso quiere decir que por debajo de esa cota, tal unidad debe comenzar a detener máquinas porque la operación no es segura”, destacó.

“!Estamos casi que implorando al cielo para que llueva en la cuenca del Caroní! Y no se le puede achacar al fenómeno climático de El Niño ni a la falta de lluvia sino al maneo inadecuado de Corpoelec”, aclarando que los racionamientos que actualmente se verifican en el interior del país, antes de las lluvias del mes de abril, podrían aplicarse próximamente a Caracas “por ser un gran consumidor”.

“La única manera de que no ocurran crisis de esta naturaleza es cambiando el modelo ejercido durante los últimos años en lo que respecta al agua y a la luz eléctrica, manejados no por personal profesional y competente sino por operadores políticos, por agentes del partido de gobierno, con muy poco talento y capacidad para áreas tan sensibles”, concluyó, citando que, irónicamente, Venezuela es uno de los países del orbe que más dinero ha invertido para contar con un servicio de calidad del cual hoy carece.

22/3/2016 2:54pm