Parques nacionales son pasto de las llamas y el gobierno ni se sofoca por eso

Parques nacionales son pasto de las llamas y el gobierno ni se sofoca por eso

Prensa Unidad Venezuela (Caracas, 23 de marzo de 2016).- “Los incendios no se pueden prever pero si prepararse para enfrentar una contingencia y lograr que los embates sean de menor proporción, con capacidad de respuesta ante una emergencia dada”.

De esta manera se pronunció Marlene Sifontes, secretaria de organización del Sindicato Unitario Nacional de Empleados Públicos del Instituto Nacional de Parques (Sunep-Inparques), al denunciar la falta de preparación de las autoridades gubernamentales así como los exiguos equipos humanos y técnicos con los cuales se cuenta para enfrentar la temporada de incendios forestales que afecta  actualmente al territorio venezolano, especialmente, a los parques nacionales, en diversos frentes.

La también dirigente de Alianza Laboral (Alianza Bravo Pueblo), adscrita a la Unidad Democrática, alertó sobre los llamas declaradas en la Sierra de Perijá en Zulia; en el parque nacional Henry Pittier, entre Aragua y Carabobo; además de Canaima, en Amazonas; Aguaro Guariquito, en Guárico; y en el capitalino cerro El Ávila.   

“Desde diciembre pasado hemos venido denunciando que no hubo la planificación, como siempre se ha realizado en Inparques, durante el último trimestre del año, cuando se toman las previsiones, a fin de que en enero se ofrezca la programación para la temporada de incendios”, informó.

“Por ejemplo, en Perijá no hay equipos y tenemos poco personal; así como no prevalece la coordinación entre la dirección regional del instituto y la coordinación de dicho perímetro. Fue después de 30 días ardiendo cuando se pusieron a trabajar mancomunadamente, y tomando en cuenta al personal de trayectoria, que lo tenían jugando banca”, dijo.

Con respecto al Henry Pittier, indicó que se había cuadruplicado la cifra de hectáreas consumidas del 2015. “No se les hizo mantenimiento a los cortafuegos, no se les dotó de los equipos, pese a que el gobierno nacional anuncio con bombos y platillos una gran cantidad de recursos. Nuestros combatientes se encuentran extenuados, disponen de poca comida, pero su mística y sacrificio los hace laborar hasta 14-16 horas”, expresó.

Comentó que las llamas que se había controlado en el sector Palmarito podría reavivarse y otro tanto se temía por La Cuchilla. “Lamentamos que Inparques-Aragua no haya contratado a los denominados ‘tragahumos’, especialistas en enfrentar incendios subterráneos, una de las categorías más peligrosas, que exigen abrir zanjas y quitar la capa vegetal, y si el terreno es inclinado forjar lo que se conoce como ‘cama de piedra’. Hasta ahora, la afectación de más de mil hectárea podría duplicarse si no se controla el evento”, apuntó.   

“Inparques-Aragua cuenta con una sola camioneta y la carga el director regional en actividades en Choroní y no en el sitio del incendio”, reclamó.

“Hay que darle un gran aplauso a los voluntarios, a Protección Civil, al poco personal de Inparques que lucha contra la contingencia; hasta los vecinos de El Limón han colaborado con la recopilación de ayuda y de logística”, aseveró, afirmando que la Fuerza Armada actuaba – sobre todo, la Guardia Nacional-, más que todo con  vehículos pero que los efectivos militares no estaban capacitados para dicho trabajo.

Agua y fuego: un elemento escaso, el otro no…

También enfatizó, en el marco del Día Mundial del Agua, jornada cumplida este martes, que, junto con el fuego, la sequía deparaba los peores escenarios. “En El Ávila casi no hay agua, las lagunas se han secado, las tuberías están colapsadas; Canaima, a su vez, corre un gran riesgo con la sequía, y se encuentra en deplorables condiciones. Mientras, lo que pasó en el parque Aguaro Guariquito, donde hay una gran fuente hídrica, es muy grave: el parque se quemó en más de 50 %”.

La ambientalista urgió, por otra parte, a que cesen las invasiones y las construcciones en terrenos de los parques nacionales, porque eso constituye un ecocidio. “Quienes nos hemos dedicado a la protección, conservación y mantenimiento de nuestros parques nacionales vemos con preocupación que hoy en día no están siendo protegidos como debería ser. Así como el Ejecutivo destaca el valor estratégico del aspecto militar y se actualiza en la materia de manera constante, subrayamos que una de las cosas más estratégicas que debe tener el país son los parques nacionales, porque ahí están las cabeceras de los ríos, los ejes fronterizos, la biodiversidad que nos hace privilegiados como país”.

“Igual como se le pide conciencia a los ciudadanos sobre el uso racional del agua, hay que concientizar al gobierno y a los políticos a que entiendan que los parques nacionales son fuentes de vida, fuentes de agua, y que merecen ser protegidos y no devastados como está

23/3/2016 10:05am