Unidad Venezuela
21 noviembre 2017 | Prensa Unidad Venezuela

Ciudadanos en riesgo por escasez de tratamiento para la malaria

Luis Silva, diputado de la AN, denunció que miles de ciudadanos se ven afectados a diario por la falta de primaquina y cloroquina en el estado Bolívar

Prensa Unidad Venezuela (Caracas, 21 de noviembre de 2017).- Luis Silva, diputado de la Asamblea Nacional (AN), denunció que niños, jóvenes, adultos y ancianos con fiebre y escalofríos, síntomas típicos de malaria, exigen el tratamiento que les salve la vida. Sin embargo, las esperadas dosis llegan en cantidades insuficientes, situación que aumenta el sufrimiento de los ciudadanos afectados. 

“Quienes están afectados por el paludismo pueden morir si no reciben el tratamiento indicado, y quienes toman solo una parte de las dosis recomendadas reciben un alivio meramente temporal, porque al cabo de pocas semanas surgen nuevamente los síntomas y posiblemente inicie un proceso de resistencia del parásito con relación al producto utilizado”, señaló el parlamentario.

Resaltó que miles de ciudadanos con paludismo se agrupan a diario en las entradas de los ambulatorios y centros de salud del estado Bolívar, debido a la fuerte escasez de primaquina y cloroquina, medicamentos indispensables para el control y la cura de referida enfermedad. 

Asimismo, indicó que el agente común para el incremento desmedido de la malaria en esta entidad, según testimonios de los afectados, es la falta de programas de control y prevención por parte del régimen de Nicolás Maduro, pues “no se fumiga para controlar al Anópheles, no se reparten mosquiteros en los sitios donde la enfermedad es endémica, no hay suficientes reactivos para la detención y no se consigue el tratamiento completo y a tiempo”. 

El legislador señaló que en Venezuela: “los casos de paludismo pasaron de 90 mil en el año 2014 a 240 mil en el 2016. Sin embargo, este año puede duplicarse esa cifra, debido que hasta el mes de octubre en Bolívar se han registrado 206 mil casos”. En este sentido, agregó que las personas humildes son las más perjudicadas, pues los campesinos, indígenas, mineros y habitantes de caseríos, pueblos y barrios de escasos recursos son las víctimas principales de esta epidemia.

Silva recordó los casos de Midgin Mujica, quien falleció a causa del paludismo mientras ejercía su pasantía en el Hospital Dr. Arnoldo Gabaldón de Caicara del Orinoco, situado en el municipio Cedeño. Al igual que Miraida Gutiérrez, trabajadora de la Dirección de Malariología, quien murió por falta de tratamiento.

“Hoy hablamos con María Bogarín, a quien se le diagnosticó positivo hace mes y medio, pero hasta la fecha no ha recibido la primera dosis, al igual que sus hijos de 11 y 10 años, Miguel Moronta diagnosticado el 12 de octubre y aunque presenta fiebre y escalofríos no ha sido atendido o Ramón Baca, remitida desde La Paragua hace tres semanas porque allí tampoco hay primaquina”, expresó.

Otras Noticias