Unidad Venezuela
15 junio 2018 | Prensa Unidad Venezuela

Solo 20% del parque automotor del transporte público presta servicio en Venezuela

Los camiones tipo volteo y 350 se han convertido en una amenaza a la vida de los ciudadanos que necesitan un medio de transporte para llegar a sus lugares de destino

Prensa Unidad Venezuela (Caracas, 15 de junio de 2018).- Para los venezolanos no es una situación nueva la crisis que sufre el transporte público en el país, y que a su vez, se ha ido agudizando de forma vertiginosa y notoria, así como la escasez de unidades, repuestos y la falta de compromiso por parte del Ministerio de Transporte, así lo afirmó Pedro Jiménez, presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de Caracas.
En declaraciones a Prensa Unidad Venezuela, el experto en la materia explicó que el sistema de transporte público ha ido deteriorándose progresivamente, por los altos costos de los repuestos, cauchos, aceites y la reparación de las unidades, “a eso le sumamos la falta de respuesta y compromiso que debería tener el Ministerio de transporte, la cual ha sido la causa que obliga a los cientos de conductores a parar sus unidades, y a los ciudadanos a idear nuevas formas para poder movilizarse a sus respectivos hogares, trabajos, clases, entre otras”.
Esta problemática ha obligado a muchos venezolanos a abandonar sus puestos laborales, lo cual refleja un indicativo de retroceso y desmejora para el crecimiento y desarrollo del país.
“Gracias a la corrupción del régimen de Nicolás Maduro, Camiones tipo volteo y 350, que son usados mayormente en construcción, son transformados en ‘perreras’ y ‘rirrinchincheras’ (…) predominando como principales fuentes de transporte en muchas ciudades del país, convirtiéndose en una amenaza a la vida”, así lo explicó JiménezEl experto asegura que el sector transporte está en su peor crisis en 50 años, puesto que “más del 80% de las unidades se encuentran paralizadas a nivel nacional por la falta de repuestos, y que a su vez afecta la movilidad de cientos de ciudadanos (…) algunos consideramos que nuestro sector se cataloga como el parque automotor más viejo de Suramérica, igualándonos al nivel de naciones como Cuba y Haití”.
El presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de Caracas aseguró que, “de las 47 líneas por puestos que hay en el suroeste, con más de tres mil asociados, quedan menos 800 vehículos operativos (…) En sectores como las avenidas: Urdaneta, Nueva Granada y Fuerzas Armadas, se puede ver a la gente caminando apresurada para llegar a sus destinos (…) el transporte flaquea durante todo el día”.
Cifras extraoficiales indican que 10% de los autobuses fue retirado del ámbito metropolitano, mientras que el otro 10% de la flota permanece estacionado, pues sus dueños consideran que ya no es una actividad rentable. Más de 12 mil vehículos permanecen en paro técnico en Caracas y los ajustes consecutivos del pasaje no resuelven la situación.
La falta de políticas idóneas en materia de transporte arropó cada rincón del tricolor venezolano, no existe estado, pueblo, ni la misma capital, que se salve de esta dura realidad, asociado a que las pocas unidades que laboran lo hacen hasta tempranas horas del día y cobrando el pasaje al costo que mejor les parezca.
“Triste es ver que en momentos en los que las grandes ciudades del mundo avanzan hacia los vehículos híbridos o de bajo consumo de energía, en Venezuela arrecian, entre tantas cosas, también los problemas para movilizar a la población” así lo lamenta Jiménez.
A través de un extenso recorrido a nivel nacional -en horas altamente transitadas-, se pudo visualizar la gran cantidad de usuarios aglomerados en las paradas, bajo el sol y la lluvia permanecen durante horas a la espera del transporte que los llevará sus destinos. 
Emigrar a rutas adscritas al Ministerio de Transporte es un “salvajismo”, bien sea Metrobús, Metro de Caracas, Valencia, Maracaibo y Los Teques, pero según los usuarios el Ferrocarril Ezequiel Zamora es una “guillotina”, puesto que no existe ninguna ley que regule a los beneficiarios.
El presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de Caracas, asegura que, ante la ausencia de vehículos en condiciones óptimas para trabajar, y la anarquía que abarca cada uno de los servicios básicos y fundamentales del país, “se pretende que la ciudadanía viaje en cualquier medio de transporte, sin importar si está en condiciones, o si atenta o no contra su vida”, aseveró.

Prensa Unidad Venezuela (Caraca, 15 de junio de 2018).- Para los venezolanos no es una situación nueva la crisis que sufre el transporte público en el país, y que a su vez, se ha ido agudizando de forma vertiginosa y notoria, así como la escasez de unidades, repuestos y la falta de compromiso por parte del Ministerio de Transporte, así lo afirmó Pedro Jiménez, presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de Caracas.
En declaraciones a Prensa Unidad Venezuela, el experto en la materia explicó que el sistema de transporte público ha ido deteriorándose progresivamente, por los altos costos de los repuestos, cauchos, aceites y la reparación de las unidades, “a eso le sumamos la falta de respuesta y compromiso que debería tener el Ministerio de transporte, la cual ha sido la causa que obliga a los cientos de conductores a parar sus unidades, y a los ciudadanos a idear nuevas formas para poder movilizarse a sus respectivos hogares, trabajos, clases, entre otras”.
Esta problemática ha obligado a muchos venezolanos a abandonar sus puestos laborales, lo cual refleja un indicativo de retroceso y desmejora para el crecimiento y desarrollo del país.
“Gracias a la corrupción del régimen de Nicolás Maduro, Camiones tipo volteo y 350, que son usados mayormente en construcción, son transformados en ‘perreras’ y ‘rirrinchincheras’ (…) predominando como principales fuentes de transporte en muchas ciudades del país, convirtiéndose en una amenaza a la vida”, así lo explicó JiménezEl experto asegura que el sector transporte está en su peor crisis en 50 años, puesto que “más del 80% de las unidades se encuentran paralizadas a nivel nacional por la falta de repuestos, y que a su vez afecta la movilidad de cientos de ciudadanos (…) algunos consideramos que nuestro sector se cataloga como el parque automotor más viejo de Suramérica, igualándonos al nivel de naciones como Cuba y Haití”.
El presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de Caracas aseguró que, “de las 47 líneas por puestos que hay en el suroeste, con más de tres mil asociados, quedan menos 800 vehículos operativos (…) En sectores como las avenidas: Urdaneta, Nueva Granada y Fuerzas Armadas, se puede ver a la gente caminando apresurada para llegar a sus destinos (…) el transporte flaquea durante todo el día”.
Cifras extraoficiales indican que 10% de los autobuses fue retirado del ámbito metropolitano, mientras que el otro 10% de la flota permanece estacionado, pues sus dueños consideran que ya no es una actividad rentable. Más de 12 mil vehículos permanecen en paro técnico en Caracas y los ajustes consecutivos del pasaje no resuelven la situación.
La falta de políticas idóneas en materia de transporte arropó cada rincón del tricolor venezolano, no existe estado, pueblo, ni la misma capital, que se salve de esta dura realidad, asociado a que las pocas unidades que laboran lo hacen hasta tempranas horas del día y cobrando el pasaje al costo que mejor les parezca.
“Triste es ver que en momentos en los que las grandes ciudades del mundo avanzan hacia los vehículos híbridos o de bajo consumo de energía, en Venezuela arrecian, entre tantas cosas, también los problemas para movilizar a la población” así lo lamenta Jiménez.
A través de un extenso recorrido a nivel nacional -en horas altamente transitadas-, se pudo visualizar la gran cantidad de usuarios aglomerados en las paradas, bajo el sol y la lluvia permanecen durante horas a la espera del transporte que los llevará sus destinos. 
Emigrar a rutas adscritas al Ministerio de Transporte es un “salvajismo”, bien sea Metrobús, Metro de Caracas, Valencia, Maracaibo y Los Teques, pero según los usuarios el Ferrocarril Ezequiel Zamora es una “guillotina”, puesto que no existe ninguna ley que regule a los beneficiarios.
El presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de Caracas, asegura que, ante la ausencia de vehículos en condiciones óptimas para trabajar, y la anarquía que abarca cada uno de los servicios básicos y fundamentales del país, “se pretende que la ciudadanía viaje en cualquier medio de transporte, sin importar si está en condiciones, o si atenta o no contra su vida”, aseveró.

Otras Noticias